Distribuidores de pollo fresco G.Revilla calidad y precio desde 1967

Posted by on May 3, 2013 in Uncategorized | 0 comments

Cuándo se busca entre los distribuidores de pollo, cuál es el que ofrece un mejor producto y cuáles tienen las mejores carnes para comprar, se deben tener en cuenta diferentes aspectos, que son de gran importancia para garantizar que el pollo que se adquiere esté fresco y cumpla con las condiciones de refrigeración y almacenamiento que se requieren para que este tipo de productos tan delicados no estén contaminados y se de conocer algunos trucos para saber si el pollo que se está comprando es fresco o si es un producto que lleva varios días en las neveras de los almacenes o tiendas en dónde  se adquieran productos alimenticios.

 enlace a catalogo desde distribuidores de pollo

Este tipo de tiendas o distribuidores se encargan de comercializar pollos frescos o que han sido sacrificados el mismo día que se están vendiendo, generalmente, estas tiendas compran los animales directamente a granjas dedicadas al cultivo o cría de animales bajo algunas normas o con alimentación especial para que sean aptos para el consumo humano. Estos pollos por lo general son pollos naturales, que no tienen altos contenidos de anabólicos u hormonas utilizadas para que crezcan mucho  más que un pollo campesino y su alimentación especial hace que la carne de estos animales sea blanca o más clara que la de otros que se alimentan con maíz o con otros suplementos generalmente naturales, con los que su carne se vuelve amarillenta, pero que contienen mucha más sustancia y tienen mejor sabor.

 

Cómo elegir entre los distribuidores de pollo fresco

Las tiendas que distribuyen pollo fresco tienen que asegurar unas condiciones básicas de refrigeración y de almacenamiento y transporte de los animales desde la granja o la central de sacrificio hasta el establecimiento, asegurando que nunca se rompa la cadena de frío necesaria para la conservación de la frescura de la carne.

Lo primero que se debe realizar para comprar pollo en un establecimiento es revisar la higiene del lugar en general y las técnicas que utilizan para manipular los pollos desde la nevera hasta que se entrega al cliente o comprador. Las personas que manipulan los alimentos deben tener algunas normas básicas de seguridad para hacer que el alimento no se contamine con el ambiente o a la hora de tomarlo, así que fijarse bien si tienen guantes desechables y que los cambien constantemente es una recomendación para comprar pollo en un establecimiento.

Se debe asegurar que el sitio esté limpio y que las neveras no tengan bandejas llenas de sangre o de trozos de pollos, con lo que se dará un parte de tranquilidad para hacia la limpieza y cuidado de cada alimento refrigerado.

 

Cómo comprar pollo fresco en los distribuidores de pollo

Algunas recomendaciones para cuando se vaya a comprar pollo fresco se deben tener en cuenta para no comprar un alimento que no tenga la frescura que se está ofreciendo y que puede ocasionar enfermedades por mal cuidado o por el tiempo que lleve refrigerado.

 

La piel del pollo

Antes de comprar un pollo, se debe revisar que la piel del alimento se encuentren en perfectas condiciones, que no presente rotos y que sea brillante y limpia, si en la piel del pollo se encuentran manchas verdes o moradas, resequedades o algún tipo de desperdicio de plumas o suciedad, o si la piel está recogida o se ve tostada por el frío, no se debe comprar este producto ya que no tiene las condiciones necesarias de frescura o de refrigeración suficiente, así que se debe conseguir otro pollo o buscar un proveedor nuevo que garantice la frescura del alimento.

 

El color de la carne

La carne del pollo fresco por lo general es de color rosado claro, es importante que la carne tenga este color siempre y que sea blanda, no se deben comprar pollos que tengan la carne dura o que se encuentre con un color extraño o con una textura dura o congelada sin las condiciones necesarias para venderse como tal, se debe tener claro que de la textura y la calidad de un pollo a la hora de ser distribuido depende que no tenga enfermedades en su carne o que no vaya a producir algún daño en la salud de quien lo consuma.

 

Fecha de vencimiento en pollo empaquetado

Si se compra pollo fresco que venga empacado especialmente, se debe verificar que no se encuentre vencido, sin importar que esté congelado o bien refrigerado, si esta fecha ya ha pasado, quiere decir que el alimento ya no es fresco y puede enfermar u ocasionar algún daño significativo en la salud de quien lo consuma.

 

Manipulación del pollo dentro y fuera del establecimiento

Un pollo mal manipulado es una bomba de tiempo para el cultivo y desarrollo de bacterias dañinas para la salud humana, y para que el alimento pierda propiedades y se deteriore rápidamente, perdiendo su frescura y convirtiéndose en un alimento nocivo ya que un pollo que se encuentre pasado por su manipulación inadecuada es una forma muy sencilla de sufrir una intoxicación o de ingresar bacterias al cuerpo.

El alimento después de haberse comprado, debe refrigerarse lo antes posible, evitando que la cadena de frío se rompa por más de una hora, ya que comienza a sufrir deterioro y se comienzan a desarrollar bacterias en la piel y la carne. El pollo tampoco se debe tener por más de dos días en la nevera, el refrigerar un pollo no garantiza que mantenga sus propiedades y que se preserve apto para el consumo, ya que su carne es muy delicada y tiende a infectarse muy rápido.

Si se desea congelar, es conveniente envolver muy bien el alimento en papel aluminio y plástico para evitar que el frío lo destruya por completo y que se convierta en una carne dura o cauchuda cuando se descongele, y su tiempo de congelación no se recomienda supere los 3 meses.

Estas recomendaciones básicas harán que la selección entre los distribuidores de pollo, y de los alimentos a comprar sea mucho más efectiva, evitando comprar en lugares que no tengan requisitos básicos sanitarios y que los alimentos no sean frescos.