Distribuidora de pollo fresco

Posted by on May 20, 2013 in Uncategorized | 0 comments

Una empresa distribuidora de pollo es aquella que se encarga de abastecer al cliente o consumidor final con pollo fresco, congelado o preparado. Existen dos tipos de empresas de distribución de pollo en función de su destino final. Por un lado, están las que se encargan únicamente de vender el pollo a los consumidores finales, que son quienes comerán o prepararán el alimento para su consumición. Mientras que por otro lado, hay distribuidoras de pollo que se encargan de producir o cultivar los animales, así como de sacrificarlos, procesarlos y entregarlos directamente a otras empresas distribuidoras, a supermercados y tiendas, e incluso a sus propios puntos de venta que están diseñados para este fin en concreto.

La más importante a la hora de comprar un pollo o cualquier parte de éste, es asegurarse de que la empresa distribuidora cumple con los requisitos imprescindibles de seguridad e higiene. Los pollos tienen que ser sacrificados el mismo día que se ponen a la venta, deben ser trasladados y almacenados adecuadamente hasta el establecimiento de venta y tienen que conservarse con unas condiciones óptimas de refrigeración. También hay que fijarse en que el punto de venta respete estrictamente las condiciones de higiene establecidas de antemano. Asimismo, hay que ser muy cuidadoso a la hora de manipular el pollo porque sino corre el riesgo de sufrir algún tipo de alteración o intoxicación.

 Enlace a catalogo de pollos desde distribuidora de pollo

Distribuidora de pollo fresco

El pollo fresco es el que se cultiva de manera normal en alguna granja especializada. Sus métodos de alimentación y los procedimientos que se lleven a cabo durante su crianza son los que determinarán la tipología del pollo y la calidad del mismo.

Es importante conocer algunas características de los diferentes tipos de pollo que existen en el mercado para poder realizar una elección consciente y acertada a la hora de comprar este tipo de alimento. En función del tipo de plato que se vaya a preparar se necesitará un tipología de pollo u otra, porque no todos son iguales ni sirven para lo mismo.

 

Pollo fresco tradicional

Este tipo de distribuidores por lo general tienen sus propias granjas, ya que con esto los costos de compra y venta son mucho más económicos y el proceso de producción está mucho más controlado. En las granjas propias los trabajadores tienen la posibilidad de controlar la alimentación y el cuidado que se les da a los animales. También se vigilan las prácticas de sacrificio que se llevan a cabo y el procesamiento de los mismos, como por ejemplo la limpieza de los animales que tiene que ser muy estricta.

Cabe aclarar que estos animales son alimentados en algunas ocasiones con esteroides que se incluyen dentro del concentrado alimenticio con el que se nutre al pollo durante todo el periodo de crianza. La principal función de esta práctica es que los pollos desarrollen un tamaño mucho mayor en un corto periodo de tiempo. Con esta práctica también se consigue que los pollos tengan mucha más carne y menos cantidad de plumas.

 

Pollo fresco campesino

Los distribuidores de pollo campesino son pequeños productores de pollo que ponen especial atención en su crianza. Esta tipología de pollo no se produce en grandes cantidades, sino en menor medida ya que su alimentación es muy específica y concreta. Esta metodología pretende que se mantengan algunas cualidades que los pollos que se crían en granjas especializadas no tienen. Estos productores dedican mucho tiempo y un cuidado muy especial a cada animal para garantizar que cada uno tenga una alimentación adecuada y equilibrada. Generalmente se les da de comer maíz fresco o procesado, y también se les hidrata con mucha agua. La suma de todos estos aspectos provoca que el color que tienen a la hora de ser vendidos sea muy amarillento y también que su carne tenga mucho más sabor. Sin embargo, su tamaño es significativamente menor al de los pollos tradicionales.

 

Pollo orgánico

Los alimentos orgánicos son un tipo de comida que está teniendo gran demanda en el mercado actual, ya que algunas personas se preocupan mucho por su alimentación y prestan especial atención a cómo están elaborados los productos que consumen diariamente. En las granjas donde se cría este tipo de animales no se utiliza ningún tipo de producto químico que altere las condiciones del pollo, ni tampoco su tamaño o color. Se pretende que se desarrollen de manera natural, aunque esto implique que el proceso sea más lento y costoso.

En las granjas de crianza orgánica no se utilizan fertilizantes artificiales ni ningún tipo de insecticida que pueda alterar el maíz con el que son alimentados los animales. Así se crea una cadena alimenticia totalmente orgánica y natural, libre de químicos y de sustancias ajenas a las propias que tienen los animales y las plantas.

El tamaño de un pollo orgánico es mucho más pequeño comparado con los pollos tradicionales de granja, y su coste es un poco más elevado, debido a que su producción es más costosa porque no se produce en masa. El aspecto positivo es que se dedica mucho más tiempo a cada animal y que se tiene la seguridad de que os que se está consumiendo es 100% natural.

 

Pollo por partes

En ocasiones para preparar determinadas recetas no se necesita un pollo entero, sino una o varias partes del mismo. Por ello existen empresas distribuidoras que se dedican a vender partes sueltas del pollo. Estas distribuidoras consiguen comercializar todo tipo de presas o partes, ya que compran los pollos enteros y los trocean para así satisfacer la demanda específica del consumidor o cliente final.

Partes de pollo

Algunas de las piezas o partes más solicitadas del pollo cuando se distribuye por partes son las siguientes:

Pechuga: Esta pieza es una de las más consumidas y populares, ya que contiene mucha carne y poco hueso. También es ideal para muchas preparaciones ya que su carne es seca, poco grasa y muy fácil de deshuesar. Es la parte del pollo más limpia, ya que no tiene contacto con otros órganos o partes del pollo que puedan tener mayor acumulación de toxinas o de agentes químicos. Es fácil y rápido de cocinar, además se puede incluir en muchas recetas ya que combina muy bien con la mayoría de alimentos.

Pernil de pollo: Esta zona del pollo se suele dividir en dos partes, por un lado el contra muslo y, por otra, el muslo. Estas partes tienen un contenido graso bastante elevado y, aunque tienen huesos, son muy fáciles de separar y retirar de la carne. Por lo que no resulta muy costosa de preparar ni de cocinar.

Costillar: Es una parte del pollo que aunque no tiene mucha carne es muy sustanciosa y aporta muchísimo sabor a las preparaciones. Al igual que con la pechuga,  el costillar también tiene mucho éxito entre el público. Habitualmente se utiliza para hacer caldos y sopas porque los hace más sabrosos y consistentes.

Alas: Son quizás las partes del pollo con menor cantidad de carne pero, aún así gustan mucho y son bastante demandadas porque funcionan muy bien como tentempié o entrante. Se preparan generalmente asadas o a la barbacoa, y también se pueden condimentar con salsa o especias.

Vísceras: Aunque no son muy grandes, son utilizadas ampliamente en el mundo de la cocina porque pueden formar parte de muchas recetas. Su aporte nutricional y su gran sabor hacen que partes como el hígado, el corazón, los riñones y las mollejas sean empleadas para hacer paté o para guisar. Pueden ir por separado o mezclarse, pero siempre habrá que tener en cuenta que tienen un sabor bastante fuerte y que, por lo tanto, no necesitan de aditivos ni de otros tipo de condimentos.

 

Antes de ir a una distribuidora de pollo a comprar un trozo de este animal, se debe saber para qué se va a utilizar y si se requiere un pollo completo o sólo algunas partes de éste. Así no se perderá tiempo buscando entre las muchas opciones que existen, pues se conocerán las características de cada uno y se comprará solamente lo necesario. Esta mediada también supondrá un ahorro económico porque no cuesta lo mismo comprar un pollo entero que solamente algunas partes del mismo. Es fundamental fijarse en la fecha que se establece para su consumo, porque si el pollo no es fresco puede ocasionar una intoxicación o algún daño en la salud del consumidor.

El pollo es uno de las carnes más recomendables y deliciosas y puede ser utilizado en diversidad de ocasiones, sin restricciones de edades o temporadas del año. Este alimento se puede consumir tanto en invierno como en verano y es adecuado para niños y adultos. El pollo es un alimento que se consume en todo el mundo, lo único que cambia es la manera en que se prepara.

El Grupo Revilla lleva desde el año 1967 trabajando para que sus clientes obtengan el mejor producto posible. Es uno de los mayores distribuidores de productos alimenticios del país. Su compromiso y la calidad de sus productos les ha convertido en un referente dentro del sector alimentario español. Son especialistas en el preparado y la distribución de pollos enteros y de despiece. En sus instalaciones disponen de una sala dedicada exclusivamente al despiece de pollos, que es el lugar adecuado para partir o separar las partes del pollo. Grupo Revilla está estrechamente conectado con mataderos o empresas que se encargan de comercializar el pollo en grandes, medianos y pequeños comercios. Estos últimos son los que se encargan de llevar este ave hasta el hogar de cualquier familia.

Grupo Revilla es distribuidora de pollo tanto Franceses como españoles de la mejor calidad al mejor precio